FRUTILLAR

Frutillar fue fundada el 23 de noviembre de 1856 por inmigrantes alemanes que llegaron a la zona durante el gobierno del Presidente Manuel Montt a orillas del Lago Llanquihue. Los colonos construyeron sus casas en los alrededores de la bahía y dedicaron a labores agrícolas y ganaderas, instalando lecherías, molinos, destilerías, curtiembre y de algunos almacenes dedicados a la venta de víveres y de implementos. Debido a que el pueblo era paso obligado entre Puerto Montt y Osorno, tuvo un rápido desarrollo, lo cual favoreció la formación del comercio.

Pronto comenzaron a ocupar las chacras mensuradas por José Decher las primeras familias de colonos alemanes, entre quienes se contaban Wilhelm Kaschel, Heinrich Kuschel, Theodor Niklitscheck, Christian Nannig, Christian Winkler y Adams Schmidt. Los primeros habitantes construyeron sus viviendas alrededor de la bahía, trasladándose por agua en barcos a vapor, construyendo sus propios embarcaderos a la orilla de las playas. Las chacras partían desde el lago y tenían un ancho aproximado de 35 m y 4000 m de largo, hacia los cerros de bosque nativo, eran compartidas con sus vecinos familiares. La mayoría de los colonos alemanes eran agricultores que escapaban de la pobreza agrícola provocada por la revolución industrial de Alemania.

En el plano social, en 1882 se fundó el Club Alemán, destinado a reuniones sociales y desde donde se compartían las mejores publicaciones alemanas. Hasta el día de hoy su restaurante tiene abiertas sus puertas para degustar platos de comida chilena y alemana. Posteriormente, se crearon otras organizaciones como Bomberos y Cruz Roja. Con el arribo del ferrocarril, en 1907, nació la estación en Frutillar Alto. Hoy posee industrias, servicios, comercio y un consultorio.

En la administración pública se instalaron los servicios públicos, municipalidad, carabineros, registro civil y otros. Para la década de 1960 se amplió la cobertura educacional con las creaciones del Liceo Industrial Chileno Alemán y del Liceo Politécnico Ignacio Carrera Pinto.

En 1968 se da comienzo a las Semanas Musicales, y en 1973 se construyó el Museo Colonial Alemán. Desde la década de 1990, Frutillar experimentó un repunte de la actividad turística, conservando el estilo urbano colonial alemán. Se desarrolló el sector hotelero, gastronómico, náutico, el de la pesca de salmones y la caza deportiva. En el año 2002 quedó finalmente construida la primera marina y club de yates del lago Llanquihue con sede en Frutillar.

Actualmente Frutillar mantiene muchas de las tradiciones de los antiguos colonos, ya que muchos de sus descendientes aún viven en la zona.

 


El Teatro del Lago es una de las obras emblemáticas de la ciudad; fue construido con alta tecnología en acústica y en una arquitectura moderna. En él se celebran las Semanas Musicales de Frutillar y se realizan conciertos, obras teatrales, ballet y cine durante todo el año. Es el teatro internacional más austral del mundo, y se levanta enfrente a los volcanes Puntiagudo, Osorno, y Calbuco en medio de la bahía de Frutillar y a orillas del lago Llanquihue.


Frutillar ofrece diversos atractivos turísticos: las playas con vista a los volcanes OsornoCalbucoTronador y Puntiagudo; el Museo Colonial Alemán, y las artesanías de estilo alemán; la belleza natural de sus alrededores y los senderos en torno al lago.

El lago también ofrece la posibilidad de practicar diferentes deportes náuticos. Posee una gran oferta hotelera: desde hostales, cabañas, hoteles, Lofts, etc.

El principal evento turístico de la ciudad son las Semanas Musicales de Frutillar, que se celebran todos los años. Este evento marca la temporada "alta" del pueblo, momento en el cual este paraíso del lago Llanquihue es visitado por turistas de todo el mundo. "Las Semanas Musicales de Frutillar" son un evento que cumple con altos estándares internacionales, lo que acompañado del maravilloso paisaje que caracteriza a este pueblo, forma una experiencia única en Chile, la fusión perfecta entre las artes humanas y la creación de la madre naturaleza.

 

Fuente: Wikipedia

 © Rodrigo Guzman
 © Rodrigo Guzman